Estética de los Videojuegos: Introducción

Categoría : arte · (2) Comentarios · por 02/04/2012

Hace mucho tiempo que discuto conmigo mismo sobre el modo en el que se debe pensar la cuestión estética de los videojuegos. Internet está plagado de gente que discute sobre si los videojuegos pueden ser considerados arte, al mejor estilo del internet: con comentarios cortos y poco reflexionados.

Yo siempre vi esta pregunta, más que algo posible de responder, como una de aquella puertas a cuartos llenos de puertas que abre la filosofía. Los senderos se bifurcan y, como filósofo, el área de los videojuegos es un área riquísima para el estudio de la estética. Los videojuegos no podrían ser estudiados por una visión clásica de la estética, obviamente, en tanto que esta responde a una visión de la belleza (y casi únicamente de la belleza) kantiana y esta está ligada al desinterés, y los objetos que son considerados arte por esta antigua ciencia de lo bello, no deben ser objetos útiles en ningún sentido, o por lo menos, no deben ser considerados útiles en nuestra experiencia de los mismos. Lo cual, probablemente sea imposible hacer en los videojuegos, en donde se entrelazan una serie de placeres diversos y que no necesariamente tienen relación con el arte.

Hay una rama de la estética, sin embargo, que me parece que puede ayudarnos a comprender la evolución del arte de los videojuegos, su lugar en el espectro general de los “objetos” estéticos y sus características específicas. Esta rama es la que se ha dedicado, hace algunos años, a estudiar el cine.

Es por esto que he estado estudiando la estética del cine todo este tiempo, para comenzar a hacer un traspaso de las herramientas interpretativas de uno hacia el otro, ver qué falta y qué podríamos agregar a la discusión. En realidad, la estética de los videojuegos y la del cine comparten muchas cosas en común: ambos “suceden” en una pantalla que muestra imágenes tridimencionales (sin pensar en la técnica específica aún), es decir, un campo determinado por el artefacto que lo reproduzca (tele, pc, pantalla gigante, etc.).  Y ambos dependen en gran medida de la evolución tecnológica, la cual atraviesa su quehacer de forma tan fuerte que sería inevitable hablar de ella. Un videojuego como Invaders, por ejemplo, sería difícil compararlo con Mirror’s Edge.

En realidad, al igual que Eduardo, puedo decir que la problemática es muy larga y es fácilmente convertible en una discusión infinita, porque se comienzan a abrir y abrir aristas que deben ser cerradas y de estas se abren más y más. Sin embargo, creo que algo podemos hacer al respecto, solo que demorará mucho más que un solo post.

Por esta razón, me he propuesto adaptar el esquema que utiliza Dominique Chateau para hablar de cine en su Estética del Cine, al mundo de los videojuegos. Lo haré poco a poco, capítulo por capítulo y publicaré aquí este proceso. Espero que algunas luces sobre el asunto puedan aflorar de este proyecto.


COMPARTIR :

(2) comments

Italo
804 days ago · Reply

Primero una corrección tipográfica: en el párrafo cuatro dice: “…la cual atraviesa su quehacer de forma tan fuerte que sería inevitable hablar de ella.” y más bien creo que debe decir: “… que sería inevitable no hablar de ella.”
Esen, me encandilas. Esperemos pues tus depuraciones y reflexiones en torno a lo que nos propones: una adadatación de lo que llamas la propuesta de Dominque Chateau para el ciene al ámbito de los videojuegos.
A esto, ¿será posible contar con un ejemplar virtual, aunque fuera, del texto de Chateau? más de uno querrá seguirte a ti y a tu fuente.
Saludos!!!

    Esen
    804 days ago · Reply

    Ohhh! Tienes toda la razón. Corregiré ese tipográfico error. Por otro lado, les conseguiré una versión digital de Chateau, pero creo que es medio ilegal porque el libro es aún jóven. Veré qué puedo hacer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>